Conoce a Shannon

Nacida y criada en Tejas, Shannon Hutcheson creció en una familia trabajadora — su padre trabajaba para la oficina postal, su tío ensamblaba autos para General Motors, y su abuelo cocía colchones para Simmons Mattress. Después de que sus padres se divorciaron, su mamá fue a la escuela y eventualmente se convirtió en maestra de escuelas públicas.

La vida no siempre fue fácil para Shannon. Tuvo que crecer rápido, cuidando a sus cinco hermanos menores mientras su mamá se educaba para proveer para la familia. En momentos, Shannon y sus hermanos vivían con su bisabuela, quien siempre fue una inspiración para Shannon. Ella fue huérfana y sobrevivió la Gran Depresión, trabajó como una Rosie the Riveter durante la Segunda Guerra Mundial, y en 1963 consiguió una orden judicial para eliminar su “discapacidad” — ser mujer — para poder conseguir un trabajo en bienes raíces. Guardaba esa orden en su gabinete de medias, y se lo enseñaba a Shannon, recordándole que no hay obstáculo que no puedes vencer si eres inteligente, creativa y persistente. Hoy, Shannon tiene esa orden judicial guindada en su casa, recordándole diariamente esos valores.

A través de becas y subsidios trabajo-escuela, Shannon se graduó de Austin College con Honores de Departamento. Después fue a la Universidad de Leyes de la Universidad de Texas, y se graduó en 1966 en el 10% superior de su clase. En ese tiempo conoció a su marido, Mark Hutcheson. Mark también es abogado y sirvió por 8 años en las reservas del Marine Corps de los Estados Unidos.

Shannon y Mark comenzaron su vida de casados con casi $200,000 dólares en deudas estudiantiles. Shannon no sólo tenía una familia propia pero también tenía que cuidar a su padre y su bisabuela, ambos enfermos. Ella sabía que tenía que hacer lo posible para proveer, así que se unió a la firma de abogados Baker Botts LLP como una de las abogadas más jóvenes jamás contratadas por ese bufete. Shannon eventualmente trabajó hasta convertirse en la mujer con más experiencia en el departamento de juicios de esa firma.

En el 2010, con la deuda estudiantil finalmente pagada, Shannon decidió abrir su propio camino, empezando un bufete pequeño manejado por sólo mujeres que le permitía tiempo y flexibilidad para trabajar en causas importantes para ella, incluyendo luchar por derechos de reproducción y acceso a cuidado de salud de primera, eliminar violencia de nuestras comunidades y defender a los sobrevivientes de abuso. La firma de Shannon, Hutcheson Bowers, fue reconocida como la Firma de Abogados del Año en el 2014 por la Asociación de Mujeres Abogadas de Travis County.

Por casi diez años, Shannon ha realizado trabajo legal para Planned Parenthood de Texas. Como alguien que dependió de Planned Parenthood para su propia salud, Shannon reconoce el papel vital que cumple Planned Parenthood en proveer cuidado de salud confiable y preventivo para que miles de tejanos vivan vidas productivas y sanas.

Shannon entiende de primera mano la importancia del cuidado de salud de calidad y al alcance de todos. Su padre fue diagnosticado con cáncer etapa cuatro cuando ella tenía 18 años — una enfermedad que él combatió por los 11 años próximos. Más recientemente, la hija de Shannon fue hospitalizada por una enfermedad grave que requería una operación de emergencia. Incluso con un buen seguro, los costos fueron impresionantes.

Así como Shannon se ha levantado para proveer y proteger a sus hermanos, padres y su familia, Shannon ha sido una campeona para mujeres y familias a través de Tejas. Ha servido en la junta directiva de Austin Children’s Shelter, ayudando con su unión con SafePlace para formar The SAFE Alliance. Shannon sigue sirviendo en la junta de SAFE, quien provee apoyo comprensivo para sobrevivientes de abuso infantil, violencia doméstica, tráfico sexual, y abuso sexual, y fue miembra fundadora de Women of Hope, una organización de mujeres enfocada en generar fondos para SAFE.

Hoy Shannon está lanzándose para el Congreso en el Distrito 10 para luchar por familias trabajadoras como la suya. Hoy más que nunca debemos elegir a líderes que son accesibles, responsables y transparentes; líderes que traerán resultados concretos para familias trabajadoras — protegiendo acceso a cuidado de salud, rompiendo barreras financiera a educación superior, consiguiendo igualdad para mujeres en el mundo laboral, y enfrentándose al problema moral del cambio climático por el bien de nuestros hijos y las generaciones futuras. Shannon está comprometida a ser ese tipo de líder y luchará cada día para hacer la vida mejor a las personas de su distrito.

Shannon vive en Austin con su esposo, Mark, y su hija, Hanna. Su hija mayor, Emma, vive cerca y es estudiante en UT Austin.